¿Por qué no vespertinos? (I)

Es una ocurrencia sobre la que pienso hace tiempo: ¿Y si los diarios pasan a ser vespertinos?

Una de las características de la crisis de la prensa (tal vez causa, o consecuencia, o ambos conceptos a la vez en retroalimentación) es la falta de un modelo de negocio para complementar las versiones impresas y la online. Las empresas van dando palos de ciego o en el mejor de los casos sobreviviendo al “ensayo-error”.

Expertos, empresas, periodistas y conspicuos lectores de periódicos suelen coincidir en que el papel seguirá teniendo vigencia. Pero los datos tozudos hablan de pérdida de ingresos, pérdida de lectores y un negocio online heterogéneo (que comenzó con un disparatado todo gratis) y que no logra recuperar las pérdidas del modelo tradicional.

Hemos visto estos años periódicos que cierran, periódicos que pasan a semanario y mantienen una edición permanente online, periódicos que cierran en papel y quedan online, ediciones diversas de pago online  o ediciones en pdf/tablet.

Se habla de la necesidad de optar por el análisis, el reporterismo, el gran relato frente a la mera noticia, que ya cubren portales y agencias o lo hacen mejor otros medios. Aunque los periódicos regionales y locales no pueden renunciar al carácter meramente informativo porque este es más necesario para sus comunidades que el que puedan desempeñar los periodicos nacionales.

Y en todo caso, existe una necesidad de adaptarse a los nuevos hábitos lectores: la hiperconexión y la movilidad.

El problema es que, en todo caso, un periódico está desafasado cuando avanzada la madrugada sale de la rotativa, de modo que pierde parte de su valor, por más que prime el análisis o el reporterismo.

En esta situación, como he apuntado, existe el modelo de una edición permanente online para dejar el papel con menor periodicidad y más profundidad. No he hallado datos sobre el resultado de este sistema. Me temo que es demasiado exiguo todavía.

No obstante, todo apunta a nuevos problemas. Un reciente artículo en The Guardian alertaba de que el grupo Johnston Press había entrado en pérdida de ventas de de “dos cifras” después de un ligero incremento tras la conversión de sus medios en semanarios.

La última noticia es que este grupo ha prescindido de sus fotógrafos.

En esta búsqueda de nuevos modelos viables se han tomado decisiones como la publicación de ediciones vespertinas o, más en concreto, de primera hora de la noche. Es el caso de El Mundo o del adelanto de ediciones a la media noche de El País o ABC, por ejemplo. Lo hacen en edición tableta para aprovechar la tendencia lectora de estas herramientas antes del sueño.

Para ilustrar este primer post, una humorada de El Roto.

Crisis-el-Roto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: