El parnasillo de Almériz

Una “cosa no tan ajena”

“Crónicas de la mafia”, de Íñigo Domínguez.

Cuando conocimos a Johnny Thunders

“Todos somos Johnny Thunders”, de Carlos Zazón.

Todos los piojosos somos de la misma raza

“Incierta Gloria” y “El viento de la noche”, de Joan Sales.

Libros sobre el 14 para el 14

Para el año del centenario de la guerra del 14 se han publicado libros que actualizan la investigación historiográfica.

Voy a sumarme al recuerdo de un conflicto cuyas consecuencias aún se pagan y que puso de manifiesto, cruel evidencia, la crisis de cultura de la modernidad anticipada por intelectuales y artistas en sus obras.

Aquí va mi selección de obras -todas léidas, que conste- de un momento crítico en el que occidente perdió el progreso indefinido como norte moral.

Desde las trincheras y sus aledaños, el campo de batalla donde se dirimía el futuro de Europa, donde quedaron enterradas tantas esperanzas y se desvalorizó más que nunca la vida humana.

Europa fue a la guerra con jolgorio, aburrida de sí misma y de su paz generalizada (salvo en conflictos localizados). El aburrimiento vital puede ser mortal.

Portada de ABC del 3 de agosto de 2014. Austria y Serbia estaban en guerra. Alemania y Rusia, también. Ese día, Alemania declaró la guerra a Francia.

Portada de ABC del 3 de agosto de 2014. Austria y Serbia estaban en guerra. Alemania y Rusia, también. Ese día, Alemania declaró la guerra a Francia.

“Sin novedad en el frente”, de Erik María Remarke, desde el punto de vista de un soldado arrojado a las trincheras por la alianza de los tres imperios.

“El miedo”, de Gabriel Chevalier, desde el lado contrario del frente de batalla.

“Adiós a las armas”, de Ernest Hemingway.

“Los siete pilares de la sabiduría”, de T.E. Lawrence. Una esperiencia vital pero también las razones de los conflictos posteriores en oriente medio.

“El gran Gatsby”, de Scott Fitgerald, con la guerra como trasfondo, cuando todo da igual, lo importante es sobrevivir y si es con dinero, tanto mejor.

“La gran guerra por la civilización”, de Robert Fisk. Un voluminoso compendio de la guerra escenario por escenario del hijo de un oficial británico, el formidable periodista de “The Independent” Robert Fish (que entrevistó dos veces a Osama bin Laden). Con especial hincapié en oriente medio.

“Doctor Zhivago”, de Boris Pasternak. El frente ruso desmorona una sociedad. Comienzan los totalitarismos.

“Un puente sobre el Drina”, de Ivo Adric. Los Balcanes en los años precedentes a la guerra.

Y dos obras esenciales, fabulosas, de cómo la guerra fue causante de otro desastre mayor:

– “Historia de un alemán”, de Sebastian Haffner.

“La guerra como un gran juego entre naciones, excitante y entusiasta, que depara mayor diversión y emociones más intensas que todo lo que pueda ofrecer un periodo de paz: esa fue la experiencia diaria de diez generaciones de niños alemanes entre 1914 y 1918 y se convirtió en la postura fundamental y positiva del nazismo”.

“El mundo de ayer”, de Stefan Zweig.

“Era (la guerra) un juego oscuro, secreto, que poseía encanto infinito y vicioso que extinguía todo lo demás, anulaba la vida real y tenía un efecto narcótico como la ruleta o el opio”.

Un curioso artículo de Juan del Triso (Luis López Allué) en el Diario de Huesca sobre las consecuencias de la guerra en la provincia.

Un curioso artículo de Juan del Triso (Luis López Allué) en el Diario de Huesca sobre las consecuencias de la guerra en la provincia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: