2014: Contener la sangría

Por más que queramos encarar el futuro inmediato con optimismo, de una situación sostenida de desastre no se puede salir con un cambio de año. 2014 tiene pinta de ser para los medios de comunicación un año menos malo; simplemente. El objetivo parece claro: contener la sangría.

Esta semana ha presentado Infoadex su informe de inversión publicitaria en España. No vino acompañado de una previsión, porque no está entre sus cometidos. Pero se deslizó que será este un año irregular, con meses algo mejores, otros sin caídas y otros -al parecer, marzo- con peores datos en comparación con los mismos periodos de 2013.

Aquí queda el vídeo, cortesía de Marketing Directo.

Entre las conclusiones sobre al año pasado anoto las siguientes:

– La inversión publicitaria en 2013 volvió a caer: un 3,7 %. El PIB lo hizo en el 1,2 %

  • La caída fue de medio punto en los medios no convencionales (marketing telefónico, merchandising, gaming, apps…)
  • El descenso fue del 8 % en los medios convencionales.
    • Sólo subió en estos internet: 1,1 %. Dentro de estos, la tendencia es mejor en la inversión en los dispositivos móviles.
    • En el resto, descedió un 10 %.
      • TV tuvo el mejor comportamiento. Un descenso del 6 %, con un mejor coportamiento en el todavía mínimo mercado de los canales temáticos. Casi huelga recordar que son los que tienen un target mejor definido.
      • En la prensa siguió el desastre:
        • Caída de un 13,5 % en los diarios
        • De un 22 % en los dominicales.
    • En los diarios, el menos malo de los comportamientos fue en prensa regional: caída de un 11,3 % en un grupo que supone el 60 % de la inversión total en diarios. La prensa generalista nacional cayó un 16 % en facturación publicitaria. La económica perdió un 3,6 %. El batacazo se lo llevó la deportiva: caída del 22 %

La prensa ha perdido un 9 % de cuota publicitaria en la crisis, en beneficio de la televisión y de internet.

– Los sectores que más invierten son: distribución, restauración, belleza, automoción y finanzas.

– También los grandes anunciantes de siempre se fugan a nuevos soportes.

En 2013 se perdieron 1.500 anunciantes en toda España. Es de suponer que fueron pequeños. Y es de concluir que afectaron más a medios locales. Estas dos últimas afirmaciones son enteramente mías.

 

 

Anuncios