Una mala noche

Cuando se fía la promoción a una empresa de trabajo temporal, algo en principio ni bueno ni malo, puede suceder lo siguiente:

goya tutter2

goya tutter

Que el precio recaiga en un filme que habla de explotación laboral.

Estrategia reventada.

Es un riesgo. Pero lo es más, porque va a ocurrir, que el engrendro resulte cutre: los presentadores con el logo de la empresa patrocinadora de los Goya. Nada del habitual patrocinio por inserción publicidad estratégica en las zonas de fotografías y declaraciones de los premiados. En la propia gala.

Sorprendente, aunque quizá se haya matizado el efecto por el desastre general de la gala. Es incoprensible la pobreza del guión del presentador y de los números cuando se habla de una gala de cine.

Y es incomprensible como los protagonistas del acontecimiento pretenden recuperar largando mítines, que no es sino una forma de hablar de uno mismo en lugar de su trabajo, la razón por la que ha llegado ahí. Y no es lo mismo hablar de uno mismo (a fin de cuentas al público le importa una higa) que del trabajo (anque sea pasar por maquillaje) , que es por lo que uno paga una entrada en taquilla.

Podría argüirse que el mitin forma parte de la marca personal.

No digo que no.

——————————————————————

Me pasan estos dos enlaces en los que se explica el por qué de los logos:

http://www.adecco.es/_data/NotasPrensa/pdf/526.pdf

http://www.adecco.es/_data/NotasPrensa/pdf/538.pdf

Item más: una herramienta promocional errada, porque el mensaje no ha llegado a sus destinatarios: el público televisivo.

Respecto a la gala, enlazo este artículo de Carlos Boyero, un crítico que me gusta hasta cuando discrepo. Y no es el caso.

Anuncios

Instagram documenta las protestas de Ucrania

Captura de pantalla 2014-01-25 11.34.08

Instragram, la cada vez más popular red de fotos y microvídeos, es algo más que un soporte para selfies (las famosas autofotos). Por ejemplo, permite documentar las protestas ciudadas en Ucrania. Instagram permite seguir las imágenes con etiquetas como #Kiev o #euromaidan (también en cirílico) y ha recopilado imágenes en su blog.

Instragram cuenta con unos 150 millones de usuarios activos al mes. Dejo aquí una recopilación de estadísticas en http://expandedramblings.com/

Más allá del uso para ocio o creación artística (que ya es un valor suficiente) los usuarios de las redes se empeñan en demostrar el interés para el periodismo y el marketing de estas herramientas.

De QR ¿cómo andamos?

Los códigos QR comienzan a poblar soportes físicos de nuestro entorno: cartelería, postes informativos, enlaces, anuncios en medios impresos, merchandising, etcétera. Sin embargo, no parece que su uso se haya extendido en manera proporcional a la difusión de estas formas geométricas que codifican información.

El último análisis de marketing móvil de IAB Spain (del pasado septiembre), indica que sólo un 14 % de los usuarios de smartphone lo usa con frecuencia y que un 59 % lo ha utilizado alguna vez.

Otro difundido estudio, de la consultora Selenus, habla de que sólo el 10,5 % de las empresas que lo usan cuentan con una estrategia específica y clave para códigos QR. Este es el infográfico del estudio.

Imagen

Los QR suelen llevar a una página de ampliación de información, a una encuesta de datos o a una página de concursos o promoción. Son utilizados también para acceso a aplicaciones de realidad aumentada.

Recién he encontrado un uso práctico del QR para servicios públicos. Se trata de un cartel con un código que permite acceder a información sobre la zona peatonal de Huesca, recién implementada.

Imagen

Imagen

Este uso de información de servicios tal vez sea una de las mejores virtualidades de esta herramienta. Al menos, en mi caso tiendo a utilizarlos más que los comerciales.

Para los usuarios particulares, pueden ser prácticos como facilitador de acceso a webs o blogs a través de soportes como tarjetas de presentación, por ejemplo.

Existen numerosas herramientas en internet para generar estos códigos a partir, por ejemplo, de url. Lo facilita incluso un acortador tan habitual como Bitly para cada uno de los enlaces qe acortamos.

Lo mismo que existen programas gratuitos para los smartphones que permiten escanear el QR.

Por curiosidad, incluyo este vídeo que explica cómo funcionan estos códigos.

 

Innovación como marketing; marketing para la innovación

Decathlon facilita a sus clientes la posibilidad de votar la mejor innovación de 2013 en material deportivo entre todas sus marcas.

Me ha parecido un buen ejemplo de marketing 2.0. además de un estímulo a la mejora de los productos.

En este enlace, la web de la convocatoria: Premios innovación.

La campaña no olvida elementos más tradicionales pero eficaces como el mailing digital. Este es el contenido del correo que me han remitido desde Decathlon Huesca, firmado por el responsable de la tienda. Una forma también de implicar a los centros de venta.

decathlon

¿Drones para Amazon?

Alucino. Amazon estudia el uso de drones (los famosos aviones no tripulados) para repartir paquetes de un determinado peso (cinco libras) en un máximo de media hora.

Según The Verge, el propietario de la compañía de ventas al por mayor por internet -Jeff Bezos- está decidido a implementar este sistema siempre y cuando solvente dos problemas: cómo dejar el paquete sin que caiga encima de la cabeza del comprador ( ,-) ) y dar cauce legal a este método.

Flipo, que diría el castizo contemporáneo.

“Lo que se esconde tras el clic”, en “El País”.

Periodistas y marca personal

Marca personal. Parece un concepto peregrino. Suena a etiquetar, un ejercicio con mala fama.
Sin embargo, marca personal es un concepto muy interesante: definir unos valores propios y unas capacidades que te hacen único y darlas a conocer.
No se reduce al 2.0. Es una ayuda pero no lo es todo.
Las marcas construyen una imagen -insisto en que el concepto no tiene por qué ser peyorativo- y se posicionan. La marca personal pretende lo mismo: qué es uno, qué quiere ser y cómo lo ven los demás.
Marca persona y mucha fama no tienen por qué ser coincidentes. Todo lo contrario. Lo importante es conocer dónde está tu público.

Estos conceptos los desarrolla de manera admirable Andrés Pérez Ortega.

Os dejo una entrevista publicada recién el diario y un enlace a su web.

Participó el pasado marzo en el Congreso de Periodismo Digital en una ponencia llena de sustancia y trufada con habilidades comunicativas. Y departió luego con quien quiso hablar con él.

Dejó algunas ideas bien interesantes sobre la relación entre marca personal y periodistas.

Las rescato de la libreta de notas, offline, por supuesto:

¿Qué hace un periodista?. Recoge información, la ordena, la procesa y la ofrece.
El periodista sabe procesar la información; en internet, la mayor parte no.
Para lograr credibilidad debes ser útil, fiable (defender lo que dices y esto cuesta un precio) y visible (no ser irrelevante)
No tienes por qué desaparecer en una empresa.

En ocasiones he dicho a mis compañeros que “vendan” su trabajo en sus redes sociales. Su firma es su logo de marca y aporta un valor. También un desvalor, porque tu marca tiene un posicionamiento que en ocasiones es negativo, por prejuicios, por errores o por malas experiencias del lector. Pero merece la pena intentarlo.

Y estoy convencido de que de la marca personal de sus trabajadores pueden obtener rédito las empresas, además de los propios profesionales.

Marketing de contenido a pequeña escala (pero no de menor importancia)

Marketing de contenido a pequeña escala (pero no de menor importancia)

Una autoescuela localizada en Huesca ha situado en su escaparate este cartel con las condiciones de circulación de ciclistas. Sobre el mismo, sitúa varias notas informativas sobre su actividad. Buen ejemplo de cómo llamar la atención ofreciendo contenido en un escaparate.
No hace falta gastarse una pasta. Basta con que el contenido sea intersante.