Virtualidades del papel

Los periodistas de papel tratamos de prolongar la vida de nuestros medios. Entre los demás, los hay quienes nos dan por enterrados y ponen fecha para el funeral, tal vez porque piensan que así contribuirán a adelantar el óbito y se quedarán con los despojos. Pero nos resistimos, con sentido del humor.

Recién me pasó un compañero este vídeo.

No es para tomárselo a broma. Ahora que tanto nos fustigamos en España (y con razón) no viene mal recordar cómo éramos hace apenas 30 ó 35 años.

Por ejemplo: un servidor llegó a leer el periódico en escusados con fosa séptica donde se guardaban los rotativos pasados para romper sus páginas en tiras que servía de papel higiénico.

El papel siempre tendrá insustituibles virtualidades.

Anuncios

¿Por qué no vespertinos? (y II)

Imagen

Vespertinos fueron periódicos importantes antes de la Guerra Civil como “Ya” (de la Editorial Católica) o “La Voz” (de los Urgoiti y del carácter popular que no tenía “El Sol” del propietario de Papelera Española y de José Ortega y Gasset)

Eran tiempos en los que el papel era el único medio de comunicación masivo. Entonces, los periódicos de la tarde tenían un valor diferencial.

Tal vez ya no lo recuperen, pero no me resisto a plantearlo como opción para la supervivencia de los rotativos; o al menos de algunos de ellos.

Ventajas:

– La mayor, revalorizar la información de los diarios frente a la inmediatez de internet; evitar su pérdida de valor con el transcurrir de la noche.

– Racionalizar los horarios de la profesión periodística que se tienden a expandir antes del inicio y después del final. El periodismo puede ser una vocación, pero las empresas pretenden que sea una esclavitud. También de los talleres y el reparto.

– Aprovechar los hábitos lectores de la tarde en dispositivos móviles.

Inconvenientes:

– Un fastidio para los kiosqueros.

– La falta de hábito lector de vespertinos.

¿Qué os parece? ¿Leeríais un vespertino?

¿Por qué no vespertinos? (I)

Es una ocurrencia sobre la que pienso hace tiempo: ¿Y si los diarios pasan a ser vespertinos?

Una de las características de la crisis de la prensa (tal vez causa, o consecuencia, o ambos conceptos a la vez en retroalimentación) es la falta de un modelo de negocio para complementar las versiones impresas y la online. Las empresas van dando palos de ciego o en el mejor de los casos sobreviviendo al “ensayo-error”.

Expertos, empresas, periodistas y conspicuos lectores de periódicos suelen coincidir en que el papel seguirá teniendo vigencia. Pero los datos tozudos hablan de pérdida de ingresos, pérdida de lectores y un negocio online heterogéneo (que comenzó con un disparatado todo gratis) y que no logra recuperar las pérdidas del modelo tradicional.

Hemos visto estos años periódicos que cierran, periódicos que pasan a semanario y mantienen una edición permanente online, periódicos que cierran en papel y quedan online, ediciones diversas de pago online  o ediciones en pdf/tablet.

Se habla de la necesidad de optar por el análisis, el reporterismo, el gran relato frente a la mera noticia, que ya cubren portales y agencias o lo hacen mejor otros medios. Aunque los periódicos regionales y locales no pueden renunciar al carácter meramente informativo porque este es más necesario para sus comunidades que el que puedan desempeñar los periodicos nacionales.

Y en todo caso, existe una necesidad de adaptarse a los nuevos hábitos lectores: la hiperconexión y la movilidad.

El problema es que, en todo caso, un periódico está desafasado cuando avanzada la madrugada sale de la rotativa, de modo que pierde parte de su valor, por más que prime el análisis o el reporterismo.

En esta situación, como he apuntado, existe el modelo de una edición permanente online para dejar el papel con menor periodicidad y más profundidad. No he hallado datos sobre el resultado de este sistema. Me temo que es demasiado exiguo todavía.

No obstante, todo apunta a nuevos problemas. Un reciente artículo en The Guardian alertaba de que el grupo Johnston Press había entrado en pérdida de ventas de de “dos cifras” después de un ligero incremento tras la conversión de sus medios en semanarios.

La última noticia es que este grupo ha prescindido de sus fotógrafos.

En esta búsqueda de nuevos modelos viables se han tomado decisiones como la publicación de ediciones vespertinas o, más en concreto, de primera hora de la noche. Es el caso de El Mundo o del adelanto de ediciones a la media noche de El País o ABC, por ejemplo. Lo hacen en edición tableta para aprovechar la tendencia lectora de estas herramientas antes del sueño.

Para ilustrar este primer post, una humorada de El Roto.

Crisis-el-Roto

Los periódicos, el soporte publicitario más confiable

Vuelvo al empeño de defender los periódicos como soporte publictario. Un informe de Nielsen relativo a los Estados Unidos afirma que es el soporte publicitario en el que más confian las audiencias. Por encima de los demás medios tradicionales y los online.

Queda reflejado en la infografía que tomo de Statista.

chartoftheday_1473_Consumer_trust_in_advertising_n

En España, el dato que he hallado en Puro Márketing señala que el 45 % confía en los anuncios de los periódicos, también por encima de otros soportes.

Hay esperanza. Pero hay que cultivarla. Y el aprecio -aventuro- depende del resto del contenido: la información.

10.000 números de un diario

10.000 números de un diario

10.000 números, 10.000 ejemplares, 10.000 días con decenas de miles de historias con forman la historia de una comunidad en 28 años y pico.
Para celebrar.
Es el periódico que me ha proporcionado la ocasión de dedicarme de manera profesional a los medios sociales… entre otros cometidos.